• CES

¿Cómo hacer un estudio de seguridad?


El Estudio de Seguridad es la partida de nacimiento para la seguridad de una instalación y es el resultado del examen metódico de los factores propios y externos que favorecen o afectan su seguridad, para detectar riesgos y vulnerabilidades, definir la problemática operacional de seguridad, emitir recomendaciones y servir de base para la formulación de planes y programas de seguridad.


El estudio de seguridad se realiza cuando:

  • no existe un trabajo de esta naturaleza

  • la infraestructura ha sufrido modificaciones

  • se ha cambiado del giro del negocio

  • ha transcurrido un tiempo prudencial

  • existe una disposición

  • se sospecha la existencia de deficiencias de seguridad, etc.

Para instalaciones mayores o complejas, el estudio debe ser realizado por un equipo multidisciplinario de profesionales y especialistas de seguridad; y, para edificaciones menores lo puede realizar una persona, aunque siempre apoyada por determinados especialistas, para las consultas pertinentes.

Como proceso, el estudio de seguridad tiene fases de planeamiento, diagnóstico, evaluación, conclusiones y/o recomendaciones.

En el estudio de seguridad, para el ámbito empresarial, resaltan las siguientes fases:

•Coordinación o fase inicial

Planificación del trabajo; obtención y preparación del material y equipos que serán utilizados; listas de verificación; determinación de las áreas físicas y/o procesos que se van a examinar; coordinación con la entidad-objeto-de-estudio; cronograma de trabajo y visita inicial o de presentación con la autoridad de la instalación.


•Recopilación de datos o trabajo de campo

Búsqueda en el entorno y en la instalación, de informaciones y documentos; comprobaciones; recurrir a entidades, organizaciones especializadas en determinada área, profesionales y personas que puedan alimentarnos de información útil para el trabajo; búsqueda a través de internet.

Observación y comprobación de peligros, riesgos, actos y condiciones subestándares, deficiencias y vulnerabilidades; de medios (barreras físicas, humanas, naturales, tecnológicas, etc.); y de medidas de seguridad (actividades o previsiones para anticiparse, neutralizar o minimizar riesgos).

El trabajo se puede realizar de afuera hacia adentro o viceversa (iniciar en el entorno para terminar al interior de la instalación); y de abajo hacia arriba o viceversa (sótanos, pisos, azotea).


Para ser ordenados en la observación y búsqueda de datos, debemos establecer áreas definidas. Por ejemplo:

el área externa o entorno

el área perimetral o de control de accesos

el área interna o de edificaciones

las áreas estratégicas y recursos críticos

En esta fase, de ser posible y contar con autorización, se debe grabar, fotografiar y/o filmar.


•Procesamiento

Evaluar la información obtenida para establecer el problema operativo de seguridad, agrupándolos en riesgos contra las personas, valores, instalaciones, procesos, medio ambiente e informaciones, para emitir las recomendaciones, si fuese el caso.

Se debe sugerir la formulación de un análisis de riesgos para aquellos casos que merezcan un examen minucioso y detallado en cuanto a su frecuencia y severidad.

•Formulación

Plasmar en el formato (documento o medio informático) toda la información y los documentos procesados; de ser posible, acompañar fotografías, planos, croquis, diagramas y acompañar vídeos, discos compactos o disquetes.

Asimismo, se deben elaborar presupuestos para administrar los riesgos evaluados y preparar una hoja resumen de las conclusiones y recomendaciones del estudio, con su respectivo presupuesto, para la entrega y revisión por el gerente o responsable de la decisión.

Es importante formular un resumen ejecutivo, para los directivos, ya que los funcionarios y especialistas de seguridad del local estudiado contarán con el trabajo completo que se entregará, como sustento del resumen.

•Entrega y exposición

Momento de entrega del trabajo y de exponerlo, si así se hubiese acordado o dispuesto.

Lo anteriormente detallado es absolutamente adecuable a la particular realidad y economía de cada empresa o institución y, lógicamente, de los realizadores del estudio.

En el estudio de seguridad es aplicable la matriz FODA (fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas); la inspección (verificación y medición); y la auditoría (proceso para evaluar si las políticas y procedimientos normados vienen cumpliéndose en la práctica).

Adecuado al ámbito privado, el formato del trabajo tiene variaciones en su presentación, según la óptica e interés que tenga el realizador del estudio.

Es natural y comprensible que el responsable de la instalación (objeto del estudio) o el jefe de seguridad muestren cierta reticencia a colaborar o proporcionar la información requerida por el equipo o realizador. En tal caso, es necesario lograr la confianza de aquellos, ya que el fin del trabajo no es determinar responsabilidades o culpables sino subsanar deficiencias, corregir fallas procesales y mejorar o elevar el nivel de seguridad a un estándar requerido y posible, en términos empresariales.

Es por ello necesario que el realizador de un estudio de seguridad posea cualidades y virtudes que inspiren confianza y credibilidad. Esto es posible gracias al conocimiento, a la voluntad que se ponga de manifiesto al realizar el trabajo y, por supuesto, a la práctica habitual.


© 2017 Centro de Estudios de Seguridad. Todos los Derechos Reservados

Av. El Derby 055 Centro Empresarial Cronos Torre 1 Piso 7

Tel: 511-716-2734

  • White Facebook Icon
  • White LinkedIn Icon
  • White YouTube Icon