• CES

Las barreras de demora en un Sistema de Protección Física


Un Sistema de Protección Física para ser efectivo debe primero ser capaz de detectar actos maliciosos de modo que una fuerza de respuesta (oficial de seguridad o fuerzas policiales) pueda intervenir. Debido a que la fuerza de respuesta no puede estar en cada posición del activo, el Sistema de Protección Física (PPS) debe demorar al adversario.


La demora proporciona tiempo para que la fuerza de respuesta llegue o se activen los sistemas de demora y respuesta adicionales controlados a distancia.


Para las amenazas que se originan fuera de la instalación, la detección en el perímetro más que en el interior de la instalación da a la fuerza de seguridad más tiempo para responder. El tiempo de respuesta debe ser reducido minimizando el tiempo necesario para evaluar la situación.


Las barreras pueden disuadir o derrotar ciertas amenazas. Sin embargo, debido a que la efectividad de las barreras es incierta, solo se trata de potenciales obstáculos. La demora dependerá en gran medida de las técnicas y herramientas del adversario.


Las barreras de demora en el acceso pueden ser pasivas, éstas incluyen elementos estructurales como puertas, ventanas, cerraduras, tuberías, etc. Oficiales de seguridad que pueden demorar al adversario que está tratando de ingresar pero pueden no ser capaces de detener al adversario que hace uso de la fuerza a menos que estén en posiciones fijas y protegidos y por último, barreras prescindibles como nieblas químicas y humos, espumas e irritantes que se utilizan solo cuando es necesario durante un ataque. Cada tipo de barrera tiene sus ventajas y un Sistema de Protección Física (PPS) bien diseñado puede combinar los tres tipos.


Fuente: Adaptado del POA Seguridad Física (ASIS)


© 2017 Centro de Estudios de Seguridad. Todos los Derechos Reservados

Av. El Derby 055 Centro Empresarial Cronos Torre 1 Piso 7

Tel: 511-716-2734

  • White Facebook Icon
  • White LinkedIn Icon
  • White YouTube Icon