• Herbert Calderón Alemán, CPP, PCI, PSP, CFE

6 recomendaciones prácticas para lograr el importante apoyo gerencial en un programa de seguridad


La supervivencia de la organización está basado en el proceso de continuidad del negocio en el cual participa activamente toda la organización en cuanto al involucramiento y acción en este proceso. En ello es importante el grado de madurez que tiene a organización con los riesgos, así como su respeto a los bienes valiosos para la operación relacionado con la información, personas, estructuras.

La protección de los bienes patrimoniales está en el campo de la prevención de pérdidas y su entorno seguro. Para el éxito de esta consideración es vital el apoyo incondicional de los Niveles Directivos y/o Gerenciales de una organización. Es la Gerencia la que aporta los recursos y establece las directrices (aspecto tan importante como el anterior) para la ejecución e implementación de la Gestión.

La madurez de la organización la vamos a observar por las siguientes consideraciones como:

  1. El grado de cultura a los riesgos, que posee la organización.

  2. Los resultados obtenidos en el control de pérdidas y las tendencias del riesgo.

  3. Capacidad de continuidad del negocio ante crisis.

Lograr los indicadores a un nivel aceptable, definitivamente definen la madurez de la organización. El no lograrlos arrastra a toda la empresa a grandes pérdidas y responsabilidades de acuerdo a los niveles funcionales.

Nuestra gestión es preservar el patrimonio y sobre todo la operación productiva. En ese sentido los resultados dependen grandemente del apoyo e involucramiento gerencial respecto de la madurez, específicamente con la cultura operacional sobre el manejo de riesgos y su mitigación.

Plan de trabajo:

1. El primer paso es generar una comunicación social, abierta y transversal a todos los miembros de la organización, considerando las posiciones, cargos y jerarquías, así como con los obreros, trabajadores, empleados, contratistas y visitas, con el fin de establecer lazos de comunicación como diálogos directos, escuchar sus quejas, asesorar, talleres,

capacitaciones, medios anónimos. Tanto en el entorno laboral como en ámbito social, y de esparcimiento, etc. La imagen de que el área de prevención de pérdidas es restringida, confidencial o para sancionar a alguien debe de cambiar por el contrario debe ser un área de apoyo y de solución de problemas. Esto es con el fin de que la organización entienda de la excelente comunicación que existe y esto sea captado por la dirección o sus asesores.

2. Segundo paso, en complemento a la excelente comunicación generada en el paso anterior, es importante presentar la imagen de que somos un área de solución de problemas, muchas veces los directivos requieren de solución de problemas o apoyo al área de prevención de pérdidas, también a veces negamos hacer servicios por no corresponder a nuestras tareas, en la práctica son sencillas de realizar por lo tanto podemos contribuir con la dirección en la solución de tareas que no nos corresponden directamente. Es conveniente mantener la visión de que nuestra responsabilidad no solo es con la prevención de pérdidas y que es con todos los procesos de la organización en relación con la continuidad de la operación. Dado que muchas veces existen inconvenientes con los empleados sobre temas internos que pueden generar pérdidas siendo necesario incorporarlos a nuestros programas de protección de sus bienes.

3. Tercer paso relacionado con las anteriores y la mejor manera de inter relacionarse con la organización es conociendo el proceso productivo en todas sus fases, etapas, lugares, esto es muy importante porque el conocer el proceso permite conocer a las personas, los lugares, los riesgos, así como hablar el mismo lenguaje técnico, inter relacionarse básicamente con el negocio.

  1. Cuarto paso, una vez observada la información transversal de toda la organización y conocer los problemas de pérdidas, es importante delinear adecuados indicadores de nuestra gestión, en los cuales pueda participar todas las áreas de la organización. Presentar los indicadores no como responsabilidad propia sino como cumplimiento de metas de las áreas en general, por ejemplo establecer un sistema de control de carga, que deberá confeccionarlo el área en cuestión. El objetivo es comprometer a todas las áreas con nuestros indicadores.

  2. Quinto paso, con respecto a los indicadores anteriores ahora los propondremos asignar a todas las áreas, relacionado con las pérdidas, descuidos, vulnerabilidades de equipos o activos valiosos comprometiendo con esto a los directores de los procesos productivos.


6. Sexto paso, celebrar los éxitos, resultados positivos con toda la organización, como que ellos son los gestores de los resultados.


La conclusión es que muchos Gerentes no están comprometidos simple y llanamente porque desconocen el trabajo, las tareas asignadas, los resultados y hasta las consecuencias de falta de apoyo al programa y no porque realmente tengan actitudes contrarias a los fundamentos de la prevención de pérdidas. Es allí donde el equipo responsable juega un papel esencial en la promoción de los cambios correspondientes para obtener la aceptación correspondiente para una Gestión exitosa. Sin embargo hay casos donde realmente existe la negligencia gerencial y es allí donde el asunto toma otro matiz. La prevención de pérdidas puede ser considerada como un producto del cual debemos mostrar, con la mejor de las habilidades, sus beneficios y bondades. La forma en que presentemos el producto y demostremos que realmente es necesario y demostremos los beneficios puede significar la toma de ventajas y el cambio de la balanza al lado positivo.


© 2017 Centro de Estudios de Seguridad. Todos los Derechos Reservados

Av. El Derby 055 Centro Empresarial Cronos Torre 1 Piso 7

Tel: 511-716-2734

  • White Facebook Icon
  • White LinkedIn Icon
  • White YouTube Icon